El cirujano pediátrico es aquella persona que realiza con dedicación, amor y orgullo la especialidad más apasionante de la Medicina ya que trabajamos con los cuerpos más delicados y con las almas más puras, las de los niños.

Ese honor merece todo nuestro respeto y esfuerzo por obtener lo mejor.

El cirujano pediátrico está acostumbrado no sólo a tratar con niños y a interpretar sus manifestaciones ante el dolor, el miedo… sino también a tratar con sus pequeños y sensibles cuerpos. Como decimos frecuentemente, un niño no es un adulto en pequeñito, de hecho podemos tener un niño grande en tamaño y sin embargo seguirá siendo y comportándose como un niño… Sus tejidos, su fisiología, todo… son diferentes de los adultos.


Y por ello debe exigirse que los niños sean tratados por especialistas en niños.

Nuestra especialidad es muy amplia y variada, tanto por la patología que trata como por los pacientes que atiende. De ahí su dificultad y exigencia. Muchos años de práctica diaria, cursos de formación, simposios, congresos…son necesarios para estar preparado en el diagnóstico y tratamiento de las patologías quirúrgicas del niño. Por ello en muchos centros, sobre todo en los grandes, los cirujanos se "superespecializan" en áreas concretas dentro de la cirugía pediátrica, lo que les permite profundizar más y ofrecer un tratamiento más avanzado.


Para ser cirujano pediátrico en España hay que seguir los siguientes pasos:

Licenciarse en Medicina y Cirugía (6 cursos de formación)
Pasar el examen tipo MIR
Poder elegir una de las plazas de formación de Cirugía Pediátrica en España
Completar 5 años de formación de Cirugía Pediátrica:
Primer año rotación en Cirugía General y Aparato Digestivo (adultos) y en Cirugía Torácica (adultos)
4 años más de formación específica en cirugía pediátrica y sus diversas áreas específicas (pediatría, cirugía digestiva, torácica, neonatal, urológica, plástica, cirugía mínimamente invasiva…)


Desde el principio se forma también en la cirugía de urgencias realizando guardias en Cirugía pediátrica y en los diferentes servicios por los que rota.

Pasarán al menos 12 años hasta que un cirujano pediátrico salga titulado, pero nuestro aprendizaje no terminará nunca si queremos estar al día y ofrecer a nuestros niños lo mejor que se pueda hasta ese momento.

"La finalidad primordial de éste programa es la formación de médicos especialistas en Cirugía Pediátrica responsables y capaces de emprender, interpretar, explicar, realizar y aplicar los procedimientos diagnósticos, terapéuticos, quirúrgicos y preventivos necesarios para el correcto tratamiento de los niños enfermos y para la consecución del mayor grado de salud posible en