CMI



¿Qué es la cirugía mínimamente invasiva?

¿Cuáles son las ventajas de la cirugía mínimamente invasiva?

¿De qué tamaño son las incisiones y cómo quedan las cicatrices en la laparoscopia o en la toracoscopia?

¿La cirugía pediátrica mínimamente invasiva es como la CMI de adultos pero en pequeño?

¿Qué ocurre si por alguna razón una cirugía no se puede terminar por CMI?


¿Qué es la cirugía mínimamente invasiva (CMI)?

La Cirugía Mínimamente Invasiva es el conjunto de todas aquellas técnicas quirúrgicas caracterizadas por incisiones externas muy pequeñas, a través de las cuales se introduce una cámara de alta definición y diferente instrumental especial para realizar las intervenciones pero evitando realizar heridas grandes.

Para ello se introduce un gas que permita crear una cavidad, es decir un espacio que separe los órganos de las paredes de alrededor. En esta cavidad o espacio se puede ver y manipular mediante pinzas dirigidas desde el exterior sin tener que hacer incisiones grandes como tradicionalmente.

Hay diferentes tipos de CMI y dependiendo del lugar donde se apliquen reciben un nombre u otro: Laparoscopia (en el abdomen), Toracoscopia (en el tórax), Endourología (en el aparato urinario)…


¿Cuáles son las ventajas de la cirugía mínimamente invasiva?

Mejor resultado estético y cicatrices muy pequeñas

No alteración del esquema corporal

Menor tiempo de ingreso

Vuelta a la actividad normal y al deporte más precoz

Menor índice de infecciones

Menor formación de adherencias y por tanto menor riesgo de obstrucción postoperatoria

Evita deformaciones de la pared torácica y de la escápula (escoliosis, escápula alada…)

Menor miedo del niño y de los padres a la cirugía y al postoperatorio

Menor repercusión psicológica, tanto en el niño como en los padres, al evitar las grandes cicatrices y los largos y dolorosos ingresos

Mejor visualización del campo por todo el equipo quirúrgico

Mejor visualización de los órganos al poder verlos en diferentes direcciones y ángulos

Visión magnificada con cámaras de alta definición que nos permite mayor precisión en la cirugía

Menor sangrado por las razones anteriores

Menor manipulación de los órganos al no tener que extraerlos fuera de la cavidad abdominal o torácica y por lo tanto menor tiempo de recuperación de su función normal

Menor pérdida de calor y de humedad

Menor dolor postoperatorio al evitar cortar los músculos o separar las costillas y consecuentemente menor necesidad de analgesia (tanto en cantidad como en duración)


¿De qué tamaño son las incisiones y cómo quedan las cicatrices en la laparoscopia o en la toracoscopia?

El instrumental que utilizamos en niños es el más pequeño que existe en el mundo, con un diámetro de entre 2 y 5 mm y de forma puntual podemos utilizar pinzas de 10 -12 mm .

Excepcionalmente tenemos que ampliar el tamaño de alguna de las incisiones si al final de la cirugía tenemos que extraer algo de gran tamaño (un riñón, un tumor, el bazo…) aún en estos casos la incisión será bastante menor de la que necesitaríamos en cirugía abierta y frecuentemente podemos hacerla en el lugar menos visible o menos doloroso

Cada cicatriz queda como una línea en la que los puntos quedan invisibles, por dentro y no hay que retirarlos después.

-Puedes ver nuestra galería de fotos con los resultados-


¿La cirugía pediátrica mínimamente invasiva es como la CMI de adultos pero en pequeño?

No, igual que el niño no es un adulto en pequeño tampoco su cirugía es comparable. El niño tiene sus características hemodinámicas propias y sus patologías congénitas específicas que no van a verse en adultos. Esto hace que se necesiten tanto anestesistas como cirujanos especializados en niños, y expertos en este tipo de cirugía, para realizarlas en las mejores condiciones de seguridad y efectividad.

Además por la fisiología del niño, los parámetros de presiones, flujo… del gas que introducimos se tienen que mover dentro de unos rangos variables en función de cada paciente .

Todo ello hace que sea muy importante la experiencia del equipo quirúrgico a la hora de poder avanzar tanto en la dificultad de las cirugías realizadas como en disminuir la edad y el peso de los niños que se pueden beneficiar de ella.


¿ Qué ocurre si por alguna razón una cirugía no se puede terminar por CMI?

Cualquier intervención que abordemos por CMI y, por la razón que sea, no pueda ser finalizada por esa vía, SIEMPRE se puede reconvertir a la cirugía abierta sin que suponga un problema importante excepto, quizás, un poco más de tiempo.

El porcentaje de cirugías que se reconvierten a cirugía abierta por un equipo con experiencia es muy pequeño.



Cirpemi Cirugía Pediátrica © 2014 - info@cirugiapediatrica.es - Tfno 91 376 70 40 - Madrid - España - Diseño Web TaLLo