hernia umbilical

FRENILLO SUBLINGUAL CORTO (ANQUILOGLOSIA)



¿Qué es la anquiloglosia o frenillo corto?

La anquiloglosia es una anomalía congénita en la que un frenillo sublingual demasiado corto impide los movimientos normales de la lengua. La incidencia en la población varía entre 1-10%

Aunque la mayoría de los casos son esporádicos existen casos relacionados con una mutación en el TBX22 en los que la anquiloglosia puede darse aislada o asociada a labio leporino, fisura palatina o hipodontia.


¿ Qué síntomas o signos puedo ver?

Frenillo corto que acaba en la punta de la lengua o cerca de ésta.

Dificultad para levantar la lengua hacia la encía superior

Imposibilidad para hacer protuir la lengua más de 1-2 mm por delante de los incisivos

Imposibilidad para mover la lengua hacia los lados

Lengua bífida o en forma de corazón al sacarla


¿Qué problemas puede dar?

La alteración de la movilidad de la lengua por un frenillo sublingual corto puede producir:

1.Dificultad para la lactancia materna

2.Dificultad para la pronunciación

3.Problemas mecánicos

4.Problemas sociales

Dificultad para la lactancia materna

La mayoría de los lactantes con frenillo corto pueden mamar sin problema pero sí se describen más problemas con la lactancia en los que tiene frenillo corto (escasa succión, dolor en el pezón, ..) que en los que no lo tienen.

No hay muchos estudios sobre el efecto del frenillo corto en la lactancia artificial o de biberón, quizás porque los mecanismos de succión son diferentes para el pecho que para el biberón.

Dificultad para la pronunciación

El papel de la anquiloglosia en la pronunciación no está bien definido. Puede producir problemas en algunos niños pero no impide el inicio tardío del lenguaje.

Cuando el frenillo se extiende hasta la punta de la lengua y le impide tocar la parte posterior de los alveolos dentales tiene mayor probabilidad de repercusión clínica. Las letras cuya pronunciación se ve más frecuentemente alterada son "t", "d", "z", "s", "n", "l".

Problemas mecánicos

Dificultad con la higiene oral que puede dar lugar a problemas periodontales

Molestias locales

Separación entre los incisivos inferiores

Dificultad para lamer un helado, tocar un instrumento de viento, besar…


¿Qué ocurre si no se hace nada?

La evolución natural no se conoce muy bien. Algunos postulan que con el tiempo el estiramiento por uso del frenillo hace que éste se alargue pero esto no ha podido ser documentado en estudios prospectivos.

Dada la sencillez de la cirugía nosotros preferimos corregirlo una vez que se diagnostica.


¿Cómo se trata el frenillo corto sublingual?

El procedimiento más común es el tratamiento quirúrgico, es decir, la Frenotomía o Frenulotomía:

Es la sección o corte del frenillo.

Es una operación sencilla que se realiza frecuentemente en lactantes con problemas para mamar, con o sin anestesia local.

A esta edad el frenillo suele ser una membrana casi avascular por lo que no sangra o lo hace de forma muy escasa siendo fácilmente coagulable mediante un poco de presión o con un toque de una barra de nitrato de plata. El niño puede lactar inmediatamente después y prácticamente no sentirá dolor.

En todo caso debe ser realizada por un profesional acostumbrado a ello, generalmente un cirujano pediátrico.

Si el niño es más mayor se suele precisar de anestesia general o sedación para poder inmovilizarle y hacerlo con seguridad.

Si el frenillo ya es un poco más grueso se puede necesitar del uso de un bisturí eléctrico que corta a la vez que coagula e incluso aplicar algunos puntos de sutura para cerrar la herida. Esto es menos habitual.

El objetivo de la cirugía es mejorar la motilidad de la lengua, no se realiza por motivos estéticos y de hecho el aspecto bífido o en corazón suele persistir tras la cirugía.

Si los problemas con la lactancia persisten es aconsejable consultar cuanto antes a un experto en lactancia materna.

Asímismo, cuando el problema es la pronunciación, es recomendable también apoyar el tratamiento con un logopeda para ayudar a recuperar y ejercitar la movilidad de la lengua.


¿Qué riesgos tiene?

Los riesgos son extremadamente mínimos. Después del procedimiento se puede ver una zona blanquecina que es la mucosa que ha sido cortada y como toda herida en la boca al estar permanentemente húmeda adquiere este color. Esto va pasando en pocos días.

Si se ha utilizado nitrato de plata puede haber una coloración de este tono gris plateado, en la mucosa del suelo de la boca o en la lengua o incluso a veces en el labio inferior. No hay que hacer nada. Desaparecerá por sí sola en los próximos días.

La boca es un órgano lleno de bacterias de forma natural. La infección de una herida dentro de la boca, sobre todo si es realizada en las condiciones adecuadas y por personal cualificado, es muy infrecuente que se infecte.


¿Qué cuidados requiere?

En un lactante básicamente ninguno.

Si el niño es más mayor y ya toma una dieta variada recomendamos:

Evitar alimentos ácidos (como el zumo de naranja o de piña…), duros (como la corteza de pan…), o demasiado calientes…

Empezar tolerancia con líquidos fríos y alimentos fáciles de masticar, progresando según se vea que ya no tiene molestias y teniendo en cuenta que éstas son generalmente mínimas y sólo durante los primeros días.

Beber agua después de las comidas o enjuagarse cuando ya saben hacerlo, para dejar la boca libre de residuos alimenticios.



Cirpemi Cirugía Pediátrica © 2014 - info@cirugiapediatrica.es - Tfno 91 376 70 40 - Madrid - España - Diseño Web TaLLo