hernia epigástrica

HERNIA EPIGASTRICA



¿Qué son las hernias epigástricas?

¿Cuál es la causa de las hernias epigástricas?

¿Cómo puedo saber si mi hijo tiene una hernia epigástrica?

¿Cuál es el tratamiento de una hernia epigástrica?

¿Si a mi hijo no le molesta la hernia epigástrica hay que operarle?

¿Qué complicaciones pueden ocurrir?

A mi hijo le acaban de operar de una hernia epigástrica pero sigo tocándole un bulto.




¿Qué son las hernias epigástricas?

Las hernias epigástricas son defectos en la línea media de la fascia abdominal entre el ombligo y el apéndice xifoides (parte inferior del esternón).

No suelen tener complicaciones y es muy raro que se estrangulen.

Son parecidas a las hernias umbilicales pero generalmente de menor tamaño, no suelen superar 1 cm de diámetro.

Aparecen en 1-3 % de la población general. En un 20% son múltiples y son unas 3 veces más frecuentes en varones que en mujeres.


¿Cuál es la causa de las hernias epigástricas?

Probablemente las hernias epigástricas son el resultado de múltiples factores como debilidad de la línea media de la fascia abdominal, el aumento de la presión intraabdominal, la debilidad de los músculos de alrededor, o esfuerzo excesivo y crónico de la pared abdominal.


¿Cómo puedo saber si mi hijo tiene una hernia epigástrica?

Casi siempre es asintomática, aunque a veces los niños refieren cierta molestia a ese nivel.

Generalmente el único síntoma es la aparición de un pequeño bulto a nivel de la línea media del vientre, unos centímetros por encima del ombligo.

Esta tumoración suele ser más visible cuando el niño llora o hace algún esfuerzo ya que frecuentemente sale una bolita de grasa a través de la hernia o defecto.


¿Cuál es el tratamiento de una hernia epigástrica?

El tratamiento es el cierre quirúrgico bajo anestesia general ya que el niño tiene que estar dormido y su musculatura relajada.

Salvo que haya alguna razón particular que lo impida, se hará de forma ambulatoria, es decir, se irá a casa en el mismo día.

Mediante una incisión, generalmente transversa, sobre la zona de la tumoración se diseca hasta llegar al defecto de la fascia. Se cierra el defecto mediante sutura reabsorbible y puntos intradérmicos en la piel de modo que no se ven por fuera. De este modo el resultado estético es mejor y además no hay que retirar los puntos.


¿Si a mi hijo no le molesta la hernia epigástrica hay que operarle?

Las razones por las que se recomienda la reparación de la hernia una vez diagnosticada es porque:

estas hernias no se cierran espontáneamente

la probabilidad de que a un niño le dé problemas a lo largo de su vida son muy altas

la reparación en un niño es mucho más sencilla y menos dolorosa que en un adulto


¿Qué complicaciones pueden ocurrir?

Son muy infrecuentes pero puede recidivar (la hernia vuelve a reproducirse) o infectarse la herida.


A mi hijo le acaban de operar de una hernia epigástrica pero sigo tocándole un bulto.

Durante los primeros meses las suturas reabsorbibles que utilizamos para cerrar la fascia, el subcutáneo y la piel se palpan como una tumoración dura, al principio dolorosa a la presión, que irá desapareciendo con el tiempo, a medida que los hilos se reabsorben.



Cirpemi Cirugía Pediátrica © 2014 - info@cirugiapediatrica.es - Tfno 91 376 70 40 - Madrid - España - Diseño Web TaLLo