¿Cómo se realiza la Toracoscopia?




En el caso de la toracoscopia en niños pequeños es el escaso espacio entre las costillas, y en la cavidad torácica en general, lo que limita nuestros movimientos de modo que en algunas cirugías ¡estaremos operando en un espacio de apenas 2-4 cm2 con pinzas de 3mm de diámetro!.

Se hace bajo anestesia general y también anestesia local en los lugares donde se van a realizar las pequeñas incisiones.

Para introducir y sacar tanto la cámara como las pinzas a través de la pared del tórax usamos unas piezas de plástico a modo de "túnel" (trócares) que mantienen las incisiones mientras operamos.

A través del primer trócar introducimos una cámara de alta definición conectada a una fuente de luz potente para poder ver en el interior.

Posteriormente introducimos lentamente un gas (dióxido de carbono) que nos permite crear un espacio libre para movernos con las pinzas y colocamos el resto de trócares (de 2-4). La cirugía será generalmente usando la misma técnica que en cirugía abierta pero con las ventajas* antes mencionadas.

Una vez terminada la cirugía quitamos el aire, de modo que el pulmón se reexpande como antes de la cirugía y cerramos las incisiones con puntos por dentro de la piel para que sean invisibles y no haya que retirarlos. A veces hay que dejar un tubito de drenaje por si quedan restos de aire o de líquido y que se retirará en los próximos días.

Generalmente las heridas no necesitan curas, sólo mantenerlas limpias y secas.





Cirpemi Cirugía Pediátrica © 2014 - info@cirugiapediatrica.es - Tfno 91 376 70 40 - Madrid - España - Diseño Web TaLLo